Crimen de Fernando Báez Sosa: quiénes son los dos rugbiers que serán sobreseídos

La fiscal consideró que los dos adolescentes fueron “partícipes necesarios” pero “no están vinculados directamente al crimen”.

A casi diez meses del asesinato de Fernando Báez Sosa, el joven que fue asesinado a golpes a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell, la fiscal pidió que ocho de los rugbiers detenidos sean llevados a juicio mientras que, Juan Pedro Guarino y Alejandro Milanesi, sean sobreseídos.

La decisión de la fiscal Verónica Zamboni, que llevó más de 300 páginas de investigación, consideró que tanto Guarino como Milanesi fueron “partícipes necesarios” del hecho pero no hubo pruebas suficientes que los vincularan directamente con el crimen. Ahora, el juez deberá dar vista a los abogados de ambas partes y después de un plazo máximo de dos semanas para presentar eventuales planteos de sobreseimiento, cambio de calificación o causa de justificación, el magistrado tendrá otros cinco días para expedirse.

En la causa no hay dudas de que Fernando fue atacado por el grupo de deportistas, que lo superaba ampliamente en número y también por su complexión física, a traición y con salvajismo. Pero hubo roles y funciones que cumplieron cada uno de los involucrados en la tragedia que sobrevino a la pelea que tuvieron los chicos adentro del boliche Le Brique.

En esa línea, de acuerdo a la reconstrucción lograda en base a los testimonios y los videos, la fiscal no pudo ubicar a Guarino y a Milanesi en la escena del crimen. De todos los testigos que participaron en la rueda de reconocimiento, solo uno identificó a los dos liberados, pero no los acusó de pegarle a Fernando ni a los amigos.

En el caso de Guarino, si bien sí fue filmado a la salida del local bailable por las cámaras de seguridad y por el celular de Lucas Pertossi, ambas grabaciones solo captaron al joven de 19 años caminando por la zona. Tampoco encontraron lesiones en sus manos compatibles con una pelea al momento de su detención. “Es todo muy triste. Me dijo que no estaba en el lugar de los hechos”, había asegurado su mamá cuando salió de visitarlo mientras se encontraba detenido en la Comisaría 1ra. de Pinamar, al inicio de la investigación.

Tampoco las pericias a los teléfonos celulares realizadas por la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal en su laboratorio de la ciudad de Mar del Plata arrojaron evidencias que vincularan, ni a Guarino ni a Milanesi, directamente con el crimen del adolescente.

Alejo Milanesi jugaba al rugby junto a Juan Guarino, Blas Cinalli y a los hermanos Ciro y Luciano Pertossi en el club Naútico Arsenal de Zárate. Los cuatro fueron suspendidos por la Comisión Directiva debido a que su participación en el ataque a Báez Sosa “afecta la imagen que pregona” la institución. El joven, de 20 años, es hijo de un profesor de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y de una docente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*