Los comercios de Lanús ya cuentan con una ordenanza que intenta solucionar conflictos con propietarios de locales comerciales

Producto de la pandemia, e influenciada por la cuarentena, diversos sectores del espectro comercial vieron dañado el desempeño de su actividad. En particular esto sucede con el sector gastronómico, donde hay grandes inversiones que no pueden ser amortizadas por el impacto del Coronavirus.

Por ese motivo, se dispuso aprobar una ordenanza que acerca a las partes, tanto locadores como locatarios, a participar de una ronda de negociación. También estipula la imposibilidad por parte del locador, de arrendar el local de su propiedad a otro inquilino que este interesado en continuar con el mismo rubro que su antecesor. Para ello deberá contar con una autorización expresa de la parte que entrega el local arrendado. El lapso que debe mediar para volver a explotar el local con el mismo rubro, debe ser de un año. Cabe acotar que la Cámara de Gastronómicos de Lanús pudo hacer su aporte en la redacción de la norma.

Concejal Sebastián Beroldo – Frente de Todos –

El debate dio inició con la intervención del Concejal Sebastián Beroldo – autor del proyecto de ordenanza,  ¨Esta ordenanza se trabajó mucho con los comerciantes y con las partes involucradas. Cuando presentamos el proyecto por primera vez tuvimos un rechazo por parte del bloque del oficialismo. Pero después nos dimos cuenta que el ejecutivo lo estudió mucho, y juntos pudimos sacar este proyecto adelante. Es solo un granito de arena para contener las consecuencias de esta pandemia, y que los comerciantes y los propietarios puedan salir adelante. Vamos a tener consecuencias graves luego que esto termine, quiero agradecer al ejecutivo que reaccionó y se dio cuenta que esto era real, y a todos los compañeros que posibilitaron esto ¨

Concejal Jorge Montero – Frente de Todos –

Luego de esta introducción inicial, el Concejal Jorge Montero del Frente de Todos de Lanús, expresó sus dudas, ¨mi voto negativo no es por no coincidir con el espíritu de la ordenanza, pero tengo dudas sobre el contenido. El artículo 2 habla de la recomendación de la continuidad de relación entre propietario e inquilino, a través de un contrato comercial, que es un acuerdo de partes. No es un contrato de adhesión. Justamente el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación manifiesta que es su artículo 957, que un contrato es un acto jurídico mediante el cual 2 o más partes manifiestan su consentimiento para crear, regular, transferir, modificar o extinguir relaciones jurídicas patrimoniales. El art. 958 menciona la libertad de contratación, el 959 es el efecto vinculante –todo contrato válidamente celebrado es obligatorio para las partes y su contenido solo puede ser modificado o extinguido por acuerdo de partes o en los supuestos que la ley provee. Entendiendo la situación extraordinaria de estar atravesando una pandemia, y como hombres del estado debemos buscar soluciones para toda la ciudadanía. En un momento tenemos que optar, porque una decisión es a veces actuar sobre una puja de 2 intereses contrapuestos. En este caso nosotros estaríamos instando (art. 3), que tiene que haber un consentimiento por parte del locatario y no puede acordar uno nuevo. Sabemos que esta ordenanza está orientada hacia un sector muy castigado como el gastronómico, donde a veces un galpón tienen que transformarlo con una gran inversión. Muchas veces acuerdan con el propietario, meses de gracia por la inversión. Son acuerdos de parte. Pero en este caso estamos pidiendo un consentimiento de parte del locatario al vencer el contrato que podría tener cierta lógica.  Es muy posible que una vez que finaliza su contrato se encuentre con un propietario que para renovar quiere cobrarle el doble de lo que venía pagando. Con lo cual se cometen excesos. Pero yo pregunto, este consentimiento en qué se puede transformar?, en un resarcimiento económico seguramente. El inquilino estaría dispuesto a firmar eso si arriban a un acuerdo económico. Eso en la ordenanza que estamos tratando no está establecido. Pero tal vez un inquilino podría plantear que si no le dan un millón de pesos no firma nada. En la zona de Lanusita, si el propietario no tiene el consentimiento del inquilino que se podría ir, qué hace con su propiedad. Qué pone un bazar?, porque no podría poner a otro inquilino gastronómico. Así, de estos ejemplos son aplicables a todos los comercios de todo el distrito, a las grandes tiendas, a los comercios de las galerías que se tienen que ir. Todos esos van a depender de la firma de un consentimiento?. Evidentemente podemos encontrarnos en un futuro con algún amparo o puede darse alguna causa contra este concejo deliberante. En Lanusita no se puede poner otra cosa que un local gastronómico. Estoy convencido que desde el estado, debemos propender a que a través de las recomendaciones se pueda llegar a una situación justa para los 2 sectores. Hay un abuso en muchos casos por parte de los propietarios. Pero no sé cuáles pueden ser las consecuencias de esta ordenanza. Así que como no lo tengo  muy claro, he decidido no acompañar este proyecto¨

Presidente de Concejo Deliberante – Marcelo Rivas – Cambiemos

Intervención del Presidente del Concejo Deliberante

Luego de la extensa presentación del Concejal Montero, abordó el tratamiento del proyecto el Concejal del Cambiemos –Marcelo Rivas-, quien además preside el Concejo Deliberante. ¨Quiero que se conozca el espíritu del bloque oficialista y del Dpto. Ejecutivo en cuanto al tratamiento de esta ordenanza. Conjuntamente a mis compañeras de bloque, Valeria Larraz y Nazarena Mesías; yo fui uno de los primeros que se opuso a la forma en la cual estaba redactado este expediente. No tuvimos un cambio de postura que obedece a un hecho caprichoso, como bien dijo el Concejal Montero, atento a la situación de la pandemia, nos pusimos a buscar una figura jurídica que permitiera contemplar determinadas cuestiones en este rubro en especial, que es el de los gastronómicos.   Buscamos una norma que contemplara poder proteger al comercio local en esta situación de excepción que es la pandemia. Y ahí entramos en un largo debate a partir de la presentación del proyecto del Frente Renovador sobre contratos entre privados que excede hasta lo que la ley puede decir. Es decir, si hay 2 personas que acuerdan con un contrato el cumplimiento si no se da, se dirime en la justicia. Analizamos también la vulneración del derecho a la propiedad, como también dijo  Montero, algún propietario podría llegarse a sentir perjudicado. Sabemos que no es la mejor de las normas, y es por eso que encaramos el tema a partir de un programa de protección de actividades comerciales y de servicios dentro del marco de esta emergencia.  Por supuesto que sabemos que ante la menor controversia, esto va a estar sancionado por normas superiores como son las leyes nacionales, el caso por ejemplo de la Ley de Alquileres. Es probable que cualquier magistrado va a hacer valer y prevalecer por sobre lo que  nosotros hoy estamos sancionando. Pero también me queda la duda, cuando fue el famoso corralito, la gente pedía que le devuelvan los dólares a $ 4 pesos y los bancos le querían pagar 1,2 mas CER. En ese momento apareció una figura nueva, y dio una nueva jurisprudencia que lo jueces comenzaron a implementar como la teoría del esfuerzo compartido. No era un dólar de $ 4, así como tampoco era de 1,2 más CER. Creo que en estos casos, y haciendo futurismo, y explayándome más de lo debido; nosotros fuimos dándole una forma de programa de protección a esta ordenanza, que no es la mejor ordenanza, que nosotros sabemos que tiene algunas debilidades que pueden llegar a ser sometidas a la justicia, porque estamos hablando del acuerdo entre partes privadas, así y todo tratamos de buscar una norma para que se sienten locadores y locatarios. De ahí es que decidimos acompañar esta ordenanza en el marco de la excepcionalidad de ayudar a un montón de comercios que se están viendo devastados por la pandemia ¨.

También tuvo su momento el Concejal Omar López, del bloque oficialista, quien expreso la importancia que el estado intervenga en hechos excepcionales ¨porque seguramente están en juego muchos puestos de trabajo que en este momento tenemos que cuidar¨

Tras ellos, volvió a realizar su aporte el Concejal Beroldo, autor de la ordenanza, ¨quiero dejar en claro que el espíritu de esta ordenanza nunca fue intervenir en acuerdos entre privados, por eso creo que el estado tiene que tomar el protagonismo y tener presencia sin mirar para el costado. Todos podemos hablar, pero acá tenemos que accionar. Podemos ser críticos, cuando es constructivo, pero hablar y hablar, y nunca presentar nada ni trabajar un proyecto, eso no suma¨. Se podría especular, que estas últimas palabras fueron dirigidas a la intervención anterior del Concejal Jorge Montero, quien perteneciendo también a la oposición, señaló reparos a la ordenanza.

Como se esperaba, el Concejal Montero pidió una suerte de derecho a réplica, ¨ escuché atentamente a todos los concejales y comparto el espíritu de todas las partes. Si los dichos de Beroldo fueron dirigidos a lo que fue planteado, quiero decir que estoy hablando con el Código Civil. He tenido reuniones con abogados que se especializan en lo comercial. Trato de aportar para sacar la mejor ordenanza. Los peronistas primero hacemos y después acomodamos, pero cuando estamos representando al pueblo en un concejo deliberante, tenemos que tener absoluta seriedad. A mí no me interesa quedar bien con los comerciantes y después dejarlos totalmente a la deriva, por cualquier amparo que un propietario pueda presentar en la justicia. Lo que nosotros podamos aprobar en una ordenanza, no  a va a tener el valor de una ley. Eso tiene que quedar claro, porque la ley no habilita este  tipo de medidas. Si yo como propietario, tengo un comercio  que cuenta con todas las instalaciones aptas para ser explotado, porque no lo van a habilitar, porque sacamos una ordenanza que lo impide?. Hago este planteo en términos jurídicos. Por ese motivo pienso que hay un vacío legal, yo no soy de piripipi. Nosotros no estamos haciendo una ley¨.

Para finalizar, el Presidente del Concejo Deliberante – Marcelo Rivas-, cerró la ronda de exposiciones. ¨ Lo que dice el Concejal Montero es totalmente cierto, por eso yo hablé del marco de la excepcionalidad por el tema de la pandemia. Una de las inquietudes, sabiendo que esta ordenanza no puede dar una respuesta por encima de la ley, porque una ordenanza es una norma de un rango inferior, entonces cualquier juez puede modificar esta norma y hacer valer la ley nacional. En nuestra vocación de aportar como bloque oficialista, y a pedido expreso de nuestro intendente, para poder proteger el comercio –en especial el gastronómico-, los concejales de mi bloque, con el consentimiento del resto de los concejales que trabajamos el expediente en el marco de la comisión de gobierno que lleva adelante mi compañero Jorge Schiavonne, vimos la necesidad en el artículo 2, que dice – en pos de garantizar al propietario su alquiler y al inquilino la recuperación económica y su actividad comercial, y a los empleados la fuente laboral, considerando que estamos ante un acontecimiento extraordinario que justifican remedios extraordinarios. Lo que dice el Concejal  Montero es claro, pero tampoco estamos legislando desprolijamente porque en el final del artículo 2 estamos diciéndole a la justicia, que si tiene que sancionar de acuerdo a lo que marca un estamento superior, esto es un remedio extraordinario. Quiero hacer esta aclaración, porque yo no me siento parte del dicho del Concejal de primero hacemos y después ordenamos, mi manera es primero ordenar y después hacer¨.

Luego de 26 minutos de debate, con esta última intervención se cerró la lista de oradores y se procedió a realizar la votación que fue aprobada por mayoría.  

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*