Tras el fallido «Bar de Moe», arquitecto va por otro desafío

El artista Rubén Díaz puso en marcha su nuevo proyecto en el partido bonaerense de Ituzaingó. El hombre de 65 años ya lleva más de 16 obras temáticas.

Rubén Díaz puso la piedra fundacional de lo que será la República de Carlitos Balá en el partido bonaerense de Ituzaingó, convencido de que «fracasar, es no intentar» después de su fallido intento de abrir la Taberna de Moe, de Los Simpons.

El hombre de 65 años  fue entrevistado en la Torre Eiffel, no la situada a orillas del río Sena si no cerca del río Reconquista, en la zona oeste del conurbano, su última obra inaugurada a mitad de año y denominada Torre Santa Rosa, inspirada en la parisina y como una réplica de 16 metros.

«A los 18 años comencé a soñar, pero tuve hijos y me tuve que poner a trabajar, lo que me abrió la cabeza fue viajar, he recorrido más de 120 países y he visto de todo, la riqueza y la pobreza, las vanidades y la miseria, y llegué a la conclusión que las construcciones representan a las personas», comentó.

Este artista que hace 60 años vive en Ituzaingó, a unas cuadras de la torre ubicada en Lavalleja 40, no para de soñar, porque afirma que «el éxito es tener sueños y cumplirlos» y eso es lo que quiere dejar como enseñanza a sus hijos y a los jóvenes.

«Los jóvenes son el futuro, a ellos hay que escuchar y apoyar, el objetivo en la vida es ser feliz, tener sueños y proyectos. Si yo a los 65 años puedo hacer una torre Eiffel y verla del balcón de mi casa, qué no pueden hacer los jóvenes. No se pierden los sueños en la vejez, la vejez llega cuando se pierden los sueños», aseguró Díaz.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*