La UNLa creó un espacio verde en homenaje a Diego Maradona en su campus académico

Se trata de un espacio de 200 metros cuadrados, que cuenta con una escultura que reproduce una de las imágenes más icónicas del astro del fútbol mundial. El sector además también conforma una de las aulas al aire libre que la Universidad diseñó para cuando los gobierno Nacional y Provincial autoricen un regreso paulatino a las clases presenciales.

Tan solo 5,3 kilómetros separan al Hospital Evita de Lanús, donde nació Diego Armando Maradona, del campus académico de la UNLa. La Universidad decidió homenajear el astro del fútbol mundial, a meses de su fallecimiento, nominando “La Plaza del 10” a uno de sus espacios verdes que forman parte del amplio parque escultórico ubicado en las 30 hectáreas de su predio (29 de Septiembre 3901, Remedios de Escalada).

Se trata de un área de 200 metros cuadrados ubicada detrás del edificio Juana Manso, donde se puede observar una imponente escultura metálica de tres metros de ancho por tres metros de alto que reproduce una de las imágenes más icónicas de Maradona en la década del 80 con la camiseta de la Selección Argentina.

El sector además también conforma una de las aulas al aire libre que la Universidad diseñó para cuando los gobierno Nacional y Provincial autoricen un regreso paulatino a las clases presenciales.

En ese sentido, cuenta con un banco para el docente al lado de la figura de Maradona junto a otros 30 bancos de dos metros de largo (hechos con durmientes de quebracho del ferrocarril con bases hormigón, fabricados en la Universidad), donde podrán sentarse hasta 60 estudiantes (dos en cada banco) manteniendo la distancia social de un metro establecida por los protocolos sanitarios.

Según consignó Daniel López, responsable del Área de Patrimonio Histórico de la UNLa, el sector a cargo de construir la plaza: “La foto la eligió la propia rectora Ana Jaramillo. La Dirección de Diseño y Comunicación Visual de la Universidad trabajó la imagen para transformarla en dibujo para impresión en papel de tres metros de ancho por 3 metros de alto”.

Luego –relató López- Jaramillo desplegó el dibujo en su despacho de la Universidad y “lo recortó para pasar la silueta a la chapa y recortarla en ese material. Después se prepararon los caños del montaje, se soldó la figura y, por último, nuevamente la propia Rectora fue quien pintó la figura de Maradona (rostro y camiseta de la Selección Argentina) e incluso los caños de la estructura que la sostienen”.

De esta manera, el espacio dedicado al “10” pasó a integrar el paseo escultórico de la UNLa que está conformado por otras cinco plazas (de “Nuestra América”, “de la Democracia”, “de los Derechos Humanos”, “de la Paz” y “de la Justicia social”).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*