Murió Ricardo Piñeiro: el día que contó que quebró, cayó en depresión y adicciones y se refugió en Dios

El ex representante de modelos murió este miércoles tras sufrir un ACV. Alejado de los medios, sufrió varios golpes en su vida.

El ex representante de modelos Ricardo Piñeiro murió este miércoles luego de pasar algunos días internado tras sufrir un ACV.

En la década de los 90, Piñeiro se convirtió en uno de los mayores representantes de modelos de Argentina. A partir de su agencia supo crear un imperio con las figuras femeninas más destacadas del país, copando las tapas de revistas y los programas de televisión. Durante esos años, su escudería dirigía a las modelos más destacadas y solicitadas del momento: Andrea Frigerio, Mariana Arias, Verónica Lozano y Paula Chaves, solo por mencionar algunas de diferentes generaciones.

En 2011 sufrió un duro revés económico que lo obligó a reinventarse, un episodio crucial que significó un punto de inflexión: por una estafa perdió “hasta el nombre”, reconoció, un hecho del que asegurara que también tenía una parte de responsabilidad, por lo que aceptaba lo sucedido.

Por este hecho cayó en depresión y sufrió adicción al alcohol, que pudo superar gracias a la ayuda religiosa. En los últimos tiempos trascendió su participación como voluntario en la iglesia Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón, donde colaboraba en la asistencia a personas en situación de calle.

Sobre la difícil etapa de su vida, en marzo de este año declaró a “Socios del espectáculo” (El Trece): “En un momento tuve una gran depresión, no sé si llamarlo una estafa, pero tuve muchos problemas y se tuvo que cerrar la empresa”.

“No me sentía muy bien y empecé a tomar un poquito de más. Ahí recurrí a Alcohólicos Anónimos, al lado de la iglesia, y me salvó la vida”, reveló y precisó: “Hace cinco años que no tomo alcohol”.

Alejado del universo fashion, Piñeiro se enfocó en su vida, la cual compartía con sus perras, combinando su pasión por la fotografía.

En esa misma nota con “Socios”, en cuanto a si consideraría volver a su antiguo negocio, Piñeiro expresó: “Este es un medio bastante especial, porque hay chicas agradecidas y muchas desagradecidas y no lo digo por resentimiento (…) Ves una chica que puede funcionar, la empezás a formar, lo que uno hace como manager, y después se nos agrandan un poco. Y eso no está bueno. Siempre digo: diosas arriba y terrenales abajo”.

6 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.