Tiene 70 años y enseña a hacer trámites por internet: “No existe la abuela o el abuelo incapaz”

Luciano Vassallo es un curioso de la tecnología. Tiene 70 años y está dentro del grupo de riesgo de coronavirus. Por tal motivo, desde que se implementó la cuarentena obligatoria, ayuda a otras personas a hacer trámites.

Para muchas personas mayores, los trámites online, la utilización de los home banking, o el pago con tarjeta, es algo que no les resulta atractivo.  A diferencia de la mayoría, Luciano Vassallo, un vecino de Lanús, hincha fanático del Granate, afirma que la utilización de los medios digitales son “lo más sencillo del mundo”.

Hay que animarse, no tener miedo“, dice Vassallo, quien trabajó durante toda su vida en la Obra Social de los Empleados de Comercio. “Me acuerdo de la época en que recién comenzaban el uso de tarjetas de débito y la bancarización. Les taladraba la cabeza a todos para que aprendieran porque era completamente innecesario cobrar y andar con todo el sueldo en el bolsillo“, relató Vassallo .

El posteo solidario de Vassallo

Enseñemos a usar internet“, anunciaba a fines de marzo Luciano Vassallo. Antes que se produzcan las filas en las calles y se vea a miles de ‘abuelos’ esperando para cobrar su jubilación, este hombre de 70 años advertía: “¿Cómo terminar con el flagelo de las colas en los bancos?
En este momento todavía son muchos los abuelos que SE NIEGAN a poseer tarjeta de débito y utilizar cajeros, autoservicios, home banking o aplicación en el celular; a hacer compras con tarjeta”.

Según Vassallo, la gente de la tercera edad que se negaba a recibir tarjeta no lo hacía “necesariamente porque no tengan capacidad para aprender, sino fundamentalmente por algún prejuicio que anda por ahí jodiendo. Por algún caprichito, por alguna barrera o bloqueo que habrá que saber neutralizar“.

El truco está en hacerlo como si fuese un juego

Entre sus opciones, Vassallo escribía: “Con mucho cariño, con persuasión, con infinita paciencia, CADA UNO DE NOSOTROS ocupémonos de cada abuela, cada abuelo que tengamos a mano en la familia, en el barrio, entre los amigos y conocidos, en el club… dónde sea. Hay que ir al banco, solicitar la tarjeta, acompañar al jubilado al cajero, obtener las claves indispensables (todo fácil, todo accesible, como si fuera un juego)”.

Hay que hacerlo divertido, ameno, dejando anotado cada paso en un papel, volver atrás, repetir, mirar el machete, equivocarse, reírse, insistir. EN DEFINITIVA ES MUY FÁCIL, una vez que se vence el tabú “yo soy viejo para esto”. De a poquito la primera transferencia para pagar las expensas, después incorporar algún impuesto, la luz o el gas…Y volver al cajero a retirar un poquito de plata. E ir al chino a comprar media docena de huevos y pagarlo con la tarjeta”, asegura este hombre que responde muchas preguntas desde su propia cuenta de Facebook, la cual muchos jóvenes dejaron de usar ante la llegada de otras redes sociales.

En primera persona

“Si todos nos ponemos las pilas, vamos a terminar con una de las torturas más irracionales y sin sentido de estos tiempos: las colas en los bancos para cobrar la jubilación. Yo lo hago, cada tanto persuado y convenzo a alguno. Le enseño y lo acompaño a ingresar al mundo de la informática. Créanme que es sumamente gratificante hacerlo”.

No existe la abuela o el abuelo incapaz. No existe. Se trata, simplemente, de vencer la resistencia”, escribió Vassallo, en un claro intento por movilizar a todos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*