Coronavirus: el Gobierno analiza prorrogar el DNU sin modificaciones y mantener el cierre estricto los fines de semana

De mínima, se renovará el semáforo epidemiológico con las restricciones nocturnas y la suspensión de clases. Estudian sostener los confinamientos sábados y domingos.

Aquello que Alberto Fernández pretendía, aparentemente no sucederá. El oficialismo en Diputados no logró todavía la cosecha de votos para sancionar la ley que le permite al Gobierno administrar la pandemia y la Casa Rosada deberá recalcular su hoja de ruta y renovar, una vez más, las medidas sanitarias por DNU.

El Presidente tenía altas expectativas puestas en el Congreso. Calculaba que, si el proyecto que envió el Poder Ejecutivo (con parámetros epidemiológicos y medidas tabuladas) se sancionaba mañana, a la Casa Rosada solo le restaría promulgar la norma el viernes. Así, la ley entraría en vigencia a partir del sábado, cuando caduque el decreto actual. Pero ese plan por ahora no prosperó en el ámbito legislativo y hasta ahora los funcionarios nacionales deberán redactar un nuevo DNU.

“Si no hay ley, se renueva el DNU, cuyo texto es igual al proyecto de ley”, dijo al diario La Nación un importante integrante del gabinete. Según fuentes oficiales, el “plan A” es prorrogar el anteúltimo DNU publicado en el Boletín Oficial. Es decir, aquel que divide el país en cuatro fases (bajo, medio y alto riesgo y alarma epidemiológica) en función de tres indicadores: aumento de los contagios en los últimos 14 días (razón), cantidad de casos sobre la población (incidencia) y ocupación de las camas de terapia intensiva.

Los distritos que están en rojo mantendrían, de base, tres restricciones: el cierre de la circulación nocturna a partir de las 20, la suspensión de clases presenciales y la prohibición de las reuniones sociales.

El último DNU -el que sigue vigente hasta el viernes- tuvo el agregado de cierres mucho más estrictos, debido las altas cifras de contagios y muertes. Se trata del decreto que fijó, de forma excepcional, los nueve días de confinamiento y los cierres totales durante los fines de semana.

¿Cómo se sigue de acá en más? Lo que aún debe evaluar el Gobierno es si a las restricciones de base (nocturnidad, clases y reuniones sociales) le agrega otras excepcionalidades. Una de las alternativas más firmes que se barajaba en los despachos de la Casa Rosada es sostener los cierres de fin de semana. Todavía no estaba definido.

Recostado en las novedades que podían llegar desde el Congreso, Fernández no activó aún la “agenda pandémica” que repite en cada antesala del DNU. El jefe de Estado estuvo abocado a la recepción del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez y a las medidas económicas. De hecho, hasta hoy, no se habían agendado ni reuniones con los expertos, ni videoconferencias con gobernadores ni cumbres con los funcionarios de Ciudad y Provincia.

Pero todo puede cambiar de un minuto a otro, con convocatorias de urgencia. De hecho algunos epidemiólogos esperaban ser convocados en las próximas horas. En el caso del AMBA, según pudo reconstruir La Nación, se espera que este jueves el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mantenga un diálogo con su par porteño, Felipe Miguel. Horacio Rodríguez Larreta analiza con su equipo la posible flexibilización de medidas, con un horario más amplio para los gastronómicos y mayor presencialidad escolar, entre otros puntos.

A nivel nacional, las cifras de contagios cedieron ligeramente, pero no al nivel que se esperaba, tras el confinamiento de nueve días. El lunes se registraron unos 22.000 casos, lo que había alimentado las expectativas oficiales, pero ayer el número trepó a los 31.000 casos y hoy cedió levemente a los 29.000. Son cifras muy altas, que van acompañadas por una curva en ascenso en la cantidad de muertes (solo en las últimas 24 horas se reportaron 607 fallecidos).

En Casa Rosada preocupa especialmente la situación sanitaria de provincias como Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Neuquén, aunque hay más distritos con curvas ascendentes. Por esa crítica situación, el Gobierno albergaba la expectativa de que los cuatro diputados que responden al gobernador cordobés Juan Schiaretti adhirieran al proyecto de ley, pero finalmente confirmaron que votarían en contra del proyecto.

(Fuente: La Nación)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*